De la ciencia de datos a la robótica: los 10 avances que cambiaron la agricultura

Por Equipo FieldView

Jul 13, 2020

Gabriela Valdéz, especialista del INTA, analiza uno a uno los que considera elementos centrales que permiten tener hoy un negocio más productivo y sustentable. Las plataformas digitales, claves.

2006 - Los 10 avances más importantes en AP en 10 años - Foto interior

 

La agricultura de precisión y la digitalización agrícola abrieron un nuevo paradigma en la producción, en la Argentina y en el mundo. Está claro que las herramientas agrícolas más amigables y los entornos digitales accesibles están provocando una rápida adopción de diversas soluciones tecnológicas y gestando una nueva forma de manejo en la actividad.

“El salto tecnológico de los últimos 5 o 6 años permitió un avance rotundo en la gestión de la información, sin precedentes, que implicó un despegue muy importante en la cantidad de datos que surge desde el lote”, introduce Gabriela Valdéz, investigadora de la estación experimental del INTA en Salta, una experta que forma parte del Programa Nacional de Agricultura de Precisión de la reconocida entidad.

Valdéz traza las diferencias entre el “antes” y el “después” en la tecnología agrícola, aunque todo es bastante reciente. “Antes, cada máquina tenía usos específicos, mientras que ahora los lenguajes tecnológicos universales crearon un entorno de comunicación que es general y que permite una más sencilla gestión de la producción”, reflexiona. 

En este marco, la investigadora hizo un repaso de lo que considera los principales avances que se registraron en la agricultura de precisión y la digital de las últimas dos décadas.

1- Monitores de rendimiento - “Los monitores de rinde fueron la primera gran innovación que llegó a la producción, por medio de la cual empezamos a ver que había variabilidad en los lotes y que eso se podía procesar e intentar trabajar sobre esa base para aprovecharlo”, recordó.

2- Imágenes satelitales - Fueron otro de los grandes y primeros avances en la gestión digital de la información. “Gracias a ellas se pudo acceder libremente a todo el espacio del establecimiento, y con la mejor visualización temporal”, explicó. Otro avance clave fue el mapeo digital del campo. 

3- Electrónica aplicada - En ese segmento hay muchos elementos conocidos, como el piloto automático, el banderillero satelital, los controladores de siembra, los monitores de siembra y los de dosificación variable. Todos ellos, indica la investigadora, fueron el inicio de la gestión del campo, apalancada en toda la información recabada por monitores de rendimiento e imágenes satelitales.

4- Sensores - Cuando habla de esto Valdéz está apuntando a todos los componentes electrónicos incorporados a las maquinarias que resultan útiles para construir mapas que permitieron crear y unir capas de información, según la variabilidad del lote. Muchos de estos sensores, además, permitieron comenzar a tomar decisiones en tiempo real durante el monitoreo de plagas y enfermedades en cultivos, como así también de malezas, por ejemplo el caso de “Weedit”, justamente para la aplicación de herbicidas.

5- Drones - “Las herramientas no tripuladas fueron grandes aliados tecnológicos y ya son parte de la nueva era digital para crear imágenes multiespectrales y brindar información sobre índices de vegetación”, indica Valdéz. Gracias a ellos, agrega, se identifica la variabilidad para la aplicación selectiva de productos, por ejemplo.

6- Inteligencia artificial - En este sentido, la experta del INTA destacó la importancia que tiene la aparición en el mercado, que se espera que vaya creciendo, de las máquinas de agricultura automatizada con capacidad de autorregularse, según las condiciones de trabajo que se van monitoreando durante una determinada labor. Es justamente la inteligencia artificial la que permite la autocalibración.

7- Control remoto de la labor - Valdéz destacó también la importancia de los sistemas de gestión remoto de la maquinaria agrícola, que permiten, puntualmente, la comunicación a distancia para comandar la labor que hace una máquina y, a su vez, una interacción con el operador para hacer un seguimiento al instante del trabajo y realizar los ajustes que resulten necesarios.

8- Plataformas digitales - La especialista indicó que las plataformas digitales de gestión de datos son una revolución que está permitiendo unificar todos esos datos en un solo lugar y tomar así mejores decisiones de manejo. “De manera muy fácil y amigable ingresás a la nube y contás con la información completa de tu campo”, resume. Y agrega que estos software agrícolas permiten una multiplicidad enorme de tareas, que simplifican la gestión y hasta permiten emitir alertas sobre variables y hechos clave del negocio.

9- Aplicaciones Agtech - Constituyen un buen complemento para las plataformas de agricultura digital, sostiene la investigadora. Las hay específicas para distintas tareas, como por ejemplo un monitoreo geolocalizado de enfermedades o plagas en los cultivos, cuyos datos después pueden subirse a la nube y complementarse con las obtenidas con otras en plataformas digitales como FieldView, que unifican distintas capas de información.

10- Robótica - “Esta es una evolución aún incipiente, que pronto será una realidad más expandida en la producción argentina, como está sucediendo en algunos otros lugares del mundo”, analiza Valdéz. Agregó que los robots en la agricultura y la ganadería asegurarán trabajar con precisión absoluta, aprovechando toda la información generada por los demás elementos que forman parte del ecosistema de la agricultura digital.

Todas estas cosas - sostiene Valdéz- han resultado clave ante las restricciones a los movimientos derivadas de la cuarentena en muchos lugares de la Argentina y el mundo. Afirma que la gestión de la agricultura ha seguido siendo eficiente, a pesar de las dificultades, gracias a los avances tecnológicos.

“La tecnología nos ha permitido, también, tener un trabajo en red mucho más profundo, combinando, sinergizando y complementando soluciones y conocimiento, para multiplicar en grupo nuestras posibilidades de tener una agricultura más productiva y sustentable”, finalizó.

Compartir: