Agronomía al detalle, para la agricultura de precisión que ya se viene

Por Equipo FieldView

Oct 01, 2020

Herramientas como Veris y SoilOptix permiten obtener datos como pH, materia orgánica y textura de los suelos, que se cargan en FieldView para un manejo preciso de herbicidas.

2009 - Prescripción de herbicidas en base a Ph y MO - Foto principal

 

La evolución de los sensores remotos y de las plataformas que los controlan están generando aliados cada día más importantes para la agricultura digital. Así lo demuestra el trabajo que está llevando a cabo un experto de Bayer, en Córdoba, para enfrentar el desafío de las malezas.

Las malezas son, justamente, uno de los mayores problemas que enfrenta hoy el productor argentino y el especialista Gonzalo Blanc, desde su base en la cordobesa Río Cuarto, puso foco sobre él gracias a la interacción de sensores remotos, nuevas plataformas de agricultura digital y FieldView.

Blanc está generando prescripciones para la aplicación de herbicidas residuales en función de las propiedades físicas y químicas de los suelos, como el pH, la textura o la materia orgánica, que obtiene a través de distintas herramientas.

“A partir del monitoreo y la ambientación que hacen herramientas como la rastra Veris, o SoilOptix, por ejemplo, con sus muestreos intensificados, se puede realizar una grilla base de interpolación de datos y sumarla como una capa base de información dentro FieldView, para avanzar con más precisión en la prescripción de herbicidas”, explica.

Blanc comenta que SoilOptix trabaja por medio de rayos gamma para hacer una lectura de las propiedades físicas y químicas del suelo, como pH, materia orgánica y textura.  

“Entonces, colocando esa capa base de datos en el software agrícola de Fieldview, ya que se pueden incorporar manualmente, puedo luego dibujar zonas específicas dentro del lote en las cuales me interesa variar la dosis del herbicida residual”, detalla. 

El experto recuerda que SoilOptix es una herramienta de tecnología agrícola de origen canadiense, que se complementa con FieldView, y que en la Argentina ya hay tres empresas que proveen este servicio a los productores que lo deseen.

Por otro lado, Blanc agrega que otra opción, en la misma línea, es la rastra Veris, que le permite al productor hacer un muestreo hiperintensivo del lote a través de electroconductividad, que devuelve varios parámetros clave que se pueden cargar en la plataforma y que permiten determinar, por ejemplo, la presencia de tosca y la profundidad a la que se encuentra. De forma indirecta, permite conocer también otros parámetros, como la textura o el pH

Con todos esos datos, se pueden hacer prescripciones de herbicidas residuales mucho más ajustadas para los barbechos largos de maíz y soja. 

Pero el técnico precisa que no todos los residuales actúan de la misma forma, ya que varían de acuerdo al pH o materia orgánica. Y allí reside el gran aporte de contar con esa información en FieldView, para decidir el manejo apropiado en la agricultura de precisión.

“Hay algunos herbicidas que se degradan mucho más rápido, de acuerdo al pH de los suelos, y otros según los niveles de materia orgánica. Por eso, en un lote con diferente tenor de materia orgánica se puede variar la dosis recomendada por marbete para hacer más eficiente la aplicación”, sostiene. 

Esa variación de la aplicación, justamente, la hace el software agrícola de FieldView de manera directa, generando una prescripción que se carga luego en la pulverizadora para hacer el trabajo necesario.

Como dice Blanc, es otro ejemplo en el que se demuestra que la tecnología agrícola ayuda a reducir la aplicación de herbicidas, apoyando la expansión de una agricultura precisa y sustentable cada vez más.

“Sin dudas estamos yendo hacia una agronomía más detallada, empujada por el avance de la tecnología y el uso de las plataformas digitales. Es un nuevo paradigma productivo”, concluye Blanc. 

En este caso, con la plataforma de agricultura de precisión FieldView y otras herramientas vinculadas, se abren posibilidades diferentes para el manejo de malezas. Y no es poco, en una agricultura argentina en la que ese tema constituye, cada año, un problema mayor.

 

 

Compartir: