La agricultura digital, clave para crecer con el trigo

Por Agostina Allegri, líder de Marketing CONOSUR, Climate

Dec 26, 2019

Del barbecho hasta la cosecha, pasando por la siembra y el manejo sanitario, la agricultura digital puede hacer importantes aportes en cada una de las etapas del cultivo. En estos momentos de cosecha, en los que se hace un balance de la campaña, Matías Corradi, líder de FieldView para Latinoamérica Sur, recorre todas estas posibilidades a fondo. 

image3Corradi destaca el aumento de productividad y eficiencia que se puede lograr en este cereal.

El trigo va cerrando ya su cosecha 2019/20 y es buen momento para hacer un balance de la campaña y, también, de todo lo que la agricultura digital le puede aportar al cultivo. Ahora, con los rindes ya en la mano, hay que empezar a pensar en la próxima siembra y es bueno saber que se pueden multiplicar la eficiencia y la productividad.

Ya desde el barbecho, la tecnología puede ser una gran aliada, sobre todo con el creciente problema de las malezas resistentes o tolerantes a herbicidas. Con las imágenes satelitales que proveen las nuevas plataformas, en la presiembra se puede obtener información muy útil sobre la variabilidad de la vegetación que existe en el lote que se va a sembrar. 

“Las imágenes cargadas en nuestra plataforma permiten reconocer diferencias en el terreno. En el barbecho, aparecen como anomalías vegetales, diferenciadas por colores, que alertan sobre la necesidad de acercarse a diferentes zonas del campo para identificar precisamente qué está pasando en cada caso”, explica Matías Corradi, líder de FieldView para Latinoamérica Sur.

"Esto es posible gracias a algoritmos que procesan las fotos que son tomadas por los satélites y los transforman en mapas de simple visualización e interpretación, ayudando a los productores a seguir el desarrollo vegetativo del cultivo", agrega.

Estos constituyen los primeros datos de la tarea de ambientación del campo y pueden resultar de mucha utilidad para el manejo de las malezas previo a la siembra de trigo.

Así, se puede definir qué producto aplicar, además de la dosis y el momento oportuno para la tarea. Y todo eso se puede cargar en la plataforma. 

“Con FieldView, los productores o contratistas se pueden conectar al monitor de la pulverizadora para armar el mapa de pulverización. Así, todos estos datos se empiezan a integrar y almacenar en la biblioteca virtual, lo que resultará muy útil para cuestiones clave como la residualidad de los productos químicos que se aplican, por ejemplo”, explica Corradi.

La información puede visualizarse desde cualquier dispositivo, ya sea computadora, tablet o teléfono celular. 

Llegado el momento de la siembra, el productor y los asesores técnicos pueden tener una visión amplia de todo lo necesario a través de estas modernas herramientas. Por ejemplo, control de densidad de siembra, velocidad del trabajo o detección de fallas, entre otros aspectos. 

“Gracias a nuestra plataforma, muchos productores siembran distintas variedades de trigo en una zona, para hacer ensayos de diferentes variables de manera muy sencilla. Identificar esas áreas es muy fácil y nos ayuda a sacar conclusiones sobre materiales genéticos, fertilización, densidad o lo que sea que se haya planteado como ensayo allí”, dice Corradi.

“Esta es otra de las ventajas de comenzar a digitalizar el campo: ayuda a tomar cada vez mejores decisiones sobre el manejo del trigo”, agrega el directivo.   

image5En la cosecha y en la etapa previa, la agricultura digital permite tomar las mejores decisiones.  

La sanidad del trigo es otro punto en el cual FieldView puede hacer un aporte muy interesante.

“La plataforma registra cuándo el cultivo padece algún tipo de estrés en su crecimiento. Y hasta se lo puede comunicar al productor por medio de un alerta. Esto constituye una guía muy interesante para salir a monitorear de manera dirigida, sin perder el tiempo”, explica el especialista.

Agrega que toda la información se puede compartir con el recorredor o monitoreador. De esta forma, con datos precisos del problema, la persona se puede dirigir al lugar específico del lote para ver de qué se trata. “Inclusive, puede subir desde allí una foto geoposicionada para tener también esa información en el sistema”, dice Corradi. 

Finalmente, en la cosecha, estas herramientas digitales pueden aportar información muy importante, de manera anticipada, para tomar decisiones. Por ejemplo, en base a las imágenes permiten definir ambientes de alta, media y baja productividad. “Así, se puede recorrer esos sitios y hacer una estimación más certera del potencial de rinde de cada uno”, explica Corradi.

Eso permite ir adelantando las previsiones en cuanto a logística de camiones o la estrategia de comercialización de los granos, por ejemplo.

Y durante la cosecha en sí misma, todos los datos que aporta la plataforma permiten ir ajustando esas estimaciones a la realidad concreta. Así, se pueden lograr importantes ahorros de costos, por las mejoras en la operatividad y por aprovechar oportunidades de negocios de una manera más eficiente. 

El trigo, cuya cosecha se está terminando, permite ver en concreto las posibilidades que abre FieldView para mejorar la productividad de la agricultura. Y hoy eso puede ser más importante que nunca, porque cada grano cuenta.

Compartir: