La agricultura digital, el camino hacia la producción sostenible

Por Equipo FieldView el 23/06/2021 13:51:56

La ciencia y la tecnología son herramientas ineludibles para aumentar la rentabilidad en el campo, pero al mismo tiempo para cuidar el medio ambiente y a toda la sociedad.

2106 - La digitalización como camino hacia la agricultura sustentable - Foto 1

El mayor desafío de la agricultura actual es satisfacer la creciente demanda de alimentos, fibra y energía, produciendo de manera más eficiente y sustentable. 

Las innovaciones en biotecnología, electrónica, tecnología de la información, química, agricultura, biología y mecatrónica (un área nueva de la ingeniería que combina mecánica de precisión, electrónica, automatismos e informática) contribuyen a llegar a esa meta con un modelo sostenible a nivel económico, social y ambiental. 

En ese sentido, la agricultura digital es hoy una aliada para maximizar la productividad y la rentabilidad a través de la optimización del uso de los recursos y de la implementación de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA).

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población mundial ascenderá a 11.000 millones de personas para el 2100 y será necesario un 80% más de comida para alimentarlas.

La producción agrícola tuvo un crecimiento exponencial en las últimas décadas como consecuencia de una mayor área sembrada y un aumento significativo de los rendimientos por unidad de superficie, obtenido gracias a nuevos desarrollos científicos y tecnológicos.

Sin embargo, en la actualidad, la expansión de la frontera agrícola es muy limitada. Por lo tanto, satisfacer la demanda mundial de alimentos sólo será posible con el incremento de la productividad. 

Y los productos deberán ser generados bajo esquemas que, además de la viabilidad económica, garanticen el cuidado del ambiente y las personas, tal como lo exige hoy toda la sociedad. 

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), una agricultura sustentable comprende los siguientes aspectos:

  • Objetivos de corto y largo plazo económicos y ambientales;

  • Utilizar las tecnologías más avanzadas;

  • Buscar la conservación de los recursos naturales;

  • Valorizar la productividad agrícola y el lucro económico;

  • Tener sistemas agrícolas equitativos;

  • Mejorar la calidad de vida las generaciones actuales y futuras;

  • Reducir la degradación del ambiente con prácticas modernas y que protejan el medio ambiente.

Realizar una agricultura económicamente rentable, ambientalmente sustentable y socialmente responsable, es posible y es necesario. Además del cuidado del suelo, el agua, la flora y la fauna del sistema, se deben asegurar condiciones adecuadas de trabajo para el personal, un salario justo, capacitación, elementos de protección y seguridad laboral.

Y, por supuesto, la rentabilidad deberá estar garantizada para que la actividad se sostenga en el tiempo. El mayor desafío de la producción agrícola actual es precisamente mantener el equilibrio de ese trípode sobre el que se constituye.

La revolución digital

El uso de tecnologías de precisión, de Big Data, la internet de las cosas y la utilización de softwares cada vez más específicos, han llegado para quedarse, ofreciendo soluciones al productor que le permiten aumentar la rentabilidad de su empresa al mismo tiempo que ganan en eficiencia y sustentabilidad. 

Con el uso de la agricultura digital, es posible procesar una gran cantidad de datos y transformarlos en información consolidada a partir de la cual se generan recomendaciones precisas de manejo.

Fecha de siembra, densidad de semillas, pulverización de fitosanitarios por ambiente, fertilización ajustada, son algunas de las prácticas que se pueden optimizar utilizando las nuevas plataformas tecnológicas. 

Las ganancias a nivel ambiental, social y económico devenidas del uso de las AgTechs van, además, en sintonía con la demanda de sostenibilidad y seguridad alimentaria de los consumidores y mercados.

A partir de una visión disruptiva del negocio, centrada en la incorporación de nuevas tecnologías y de prácticas más sustentables por el agricultor, Bayer está implementando el proyecto “Salud para todos, hambre para nadie”. 

“Esa es la razón de ser de Bayer, que puede servir también de propósito para los nuevos modelos de negocio de las empresas agrícolas y que tiene los siguientes objetivos: transformación digital, sustentabilidad e innovación”, dijo Mateus Barros, líder de Negocios de Climate FieldView para América Latina.

El compromiso global de sustentabilidad de Bayer originó un proyecto denominado Agenda 30 30 100: el primer número corresponde al objetivo de Bayer de neutralizar sus emisiones de CO2, atendiendo a la condición de carbono neutro, para 2030.

Ya en julio de 2020 la compañía había anunciado un programa piloto que, en principio, se desarrollará en Brasil y Estados Unidos, llamado Iniciativa Carbono Bayer. Apunta a ofrecer recompensas a los agricultores que adopten prácticas de secuestro de carbono. Inicialmente, se seleccionaron cerca de 500 productores que utilizan FieldView, que tiene un papel importante en las mediciones y en la implementación del programa.

En la Agenda 30 30 100, el segundo 30 se refiere al objetivo de la empresa de optimizar en un 30% el uso de insumos en agricultura, principalmente por medio de tecnologías digitales. El foco de Bayer es acompañar al productor, ofreciendo soluciones que le permitan generar valor agregado en el campo y en la sociedad. 

“Como somos una empresa que ofrece insumos, esa nueva visión puede parecer contradictoria, pero eso es porque nos enfocamos en el resultado, nuestro objetivo es potencializar la rentabilidad. Y tenemos tecnologías que permiten lograrlo, al optimizar recursos, reducir el uso de insumos y aumentar la productividad”, indicó Barros.

Por último, el 100 está relacionado al esfuerzo de Bayer para incluir, digital y tecnológicamente, a 100 millones de pequeños agricultores a nivel mundial. 

Poder utilizar mapas de rendimiento, obtener prescripciones de siembra, determinar las necesidades de aplicación de insumos por ambientes dentro de un lote, entre otras funcionalidades de las herramientas digitales, ha permitido reducir el uso de fitosanitarios y de combustible, con la consecuente disminución del impacto en el ambiente. 

Con plataformas como FieldView es posible identificar la variabilidad y los problemas en áreas determinadas de un campo y tomar las mejores decisiones de manejo agronómico para resolverlos. Estas soluciones digitales tenderán a multiplicarse en la cadena agrícola en los próximos años.

Tecnología y sustentabilidad generan una alquimia perfecta en el día a día de trabajo en el campo y caminarán juntas, cada vez más, para bien de las futuras generaciones y de la vida en el planeta. ©

 

 

Compartilhar:
¿Te gustó nuestro contenido?
Déjanos tus comentarios

CASOS DE
ÉXITO

Conocé historias de productores que usan las herramientas de la agricultura digital para mejorar tus rindes y optimizar los recursos.
Ver todas