Tecnología agrícola: cinco claves para la nueva cosecha

Por Equipo FieldView

Mar 27, 2020

Gonzalo Blanc, especialista en “AgTech” de Bayer, repasa algunos consejos del INTA para la trilla de esta campaña. Y destaca la sinergia que generan con la agricultura digital y con herramientas tan completas como Fieldview.

Gonzalo Blanc, especialista en AgTech, analiza las nuevas tecnologías en el campo Blanc en una de las charlas habituales, capacitando en las nuevas tecnologías para el campo.

Cuando ya comenzó la cosecha de maíz y antes de que lo haga a pleno la de soja, el principal cultivo de la Argentina, es bueno repasar algunas recomendaciones clave de los especialistas para ser más eficientes en esa tarea, que permitirá a su vez aprovechar todo el potencial que tiene la agricultura digital.

Según el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), casi cuatro millones de toneladas de granos, valuadas en más de 1.000 millones de dólares, quedaron en los lotes en la última campaña como consecuencia de malas prácticas de cosecha que se podrían haber evitado, recuerda Gonzalo Blanc, especialista en “AgTech” de Climate FieldView. 

Agrega que, con la adopción de buenas prácticas de manejo, el uso adecuado de los equipos de recolección y las herramientas “AgTech”, es posible mejorar esos indicadores y reducirlos en un 20% al menos.

Por eso, aporta cinco consejos clave, que tienen en cuenta las indicaciones de los especialistas del INTA, que se deben seguirse a la hora de cosechar y que serán fundamentales para que los modernos softwares para la gestión agrícola tengan los datos que necesitan y puedan expresar todo su potencial.

 

1 – La agricultura de precisión y la calibración de la cosechadora 

Este punto es central, porque el error promedio de una cosechadora bien calibrada suele ser bastante bajo, cercano al 3%, lo que garantiza la obtención de datos muy confiables, algo fundamental para plataformas digitales como Fieldview.

“La calibración consiste en la comparación con parámetros de medición externos para validar los sensores de la máquina”, introduce el ingeniero.

En ese punto, dice que “el proceso de calibración se realiza siguiendo las instrucciones del fabricante, por lo cual es clave consultar el manual del operador para el monitor de rendimiento y las instrucciones de calibración específicas”.

 

2 - El campo preciso: calibrar la humedad del grano

Se trata de una tarea importante, para no creer que se está cosechando con una humedad y, en realidad, es otra, lo cual puede generar grandes pérdidas económicas y también complicaciones logísticas.

Blanc explica que se debe comparar el dato aportado por el monitor de la cosechadora con el dato que arroja un medidor externo, que puede ser un humidímetro de mano.

Esa medición debe hacerse cada vez que la cosechadora cambia de cultivo y después se debe controlar periódicamente. Así, será realmente precisa la agricultur de precisión.

“Esto es importante porque el monitor de la cosechadora calcula el rendimiento en base a kilos de grano seco, tomando primero los kilos reales y corrigiéndolos con el dato del sensor de humedad del equipo”, señaló.

En este aspecto, explica que “la funcionalidad Remote View, de FieldView, permite poner una alarma cuando la humedad de cosecha excede un límite preestablecido”.

 

3 - Calibración del peso del grano

Este también es un punto importante para estar seguros de que los datos que aportan los modernos softwares de aplicación en la agricultura son reales.

Cuando se utilizan monitores de rendimiento que tienen placas de impacto, se debe comparar el dato medido por ese monitor con el dato que arroja la balanza de un carro tolva.

“Si esta tarea se realiza correctamente, se debería obtener una diferencia menor al 5% y cosechar toda la campaña con solo una calibración, pero es aconsejable controlar periódicamente con la balanza y cada vez que se cambie de cultivo”, dice Blanc.

En el caso de los monitores volumétricos, la calibración debe realizarse teniendo en cuenta el peso de un volumen determinado de grano, por ejemplo 1 litro, explicó.

 

4 - Mantener limpios sensores estratégicos

Medir correctamente la humedad es básico si el objetivo es obtener un mapa de rendimiento con datos confiables, que pueda ser una parte fundamental de los análisis, el monitoreo de los cultivos y las decisiones posteriores que se tomarán utilizando apps para la agricultura y herramientas como Fieldview,.

“La humedad de la planta y del grano son factores muy importantes, porque si son elevados provocan que la suciedad se adhiera con mayor facilidad a la placa de impacto y al sensor de humedad, lo cual puede hacer que se generen datos equivocados”, dijo el ingeniero.

Por eso es importante revisar con frecuencia esos elementos.

 

5 – Campo digital: todos los datos en un mismo lugar

Finalmente, es muy importante recopilar, procesar y almacenar los datos de cosecha de manera simple y efectiva en un solo lugar. 

“Es esencial tener un mapa de rendimiento con datos confiables para medir el impacto de las decisiones que se tomaron en la campaña agrícola. Fieldview pone todos los datos juntos y seguros en la nube”, explica Blanc.

Agrega que el monitoreo del campo y las labores de esta manera permiten analizar y cuantificar la variabilidad de los lotes, el rendimiento a través de los años y hasta los datos de los ensayos que se cosechan. 

También, con la funcionalidad Remote View, es posible seguir en tiempo real cada operación como si uno estuviera dentro de la máquina.

Fieldview es compatible con una gran cantidad de monitores de rendimiento y con los GPS de distintas cosechadoras. 

“Esos monitores de rendimiento, conectados con nuestra plataforma,  permiten elaborar un mapeo del campo en alta resolución, en los que se puede ver la calidad de las operaciones ejecutadas”, dice Blanc.

Así, se puede evaluar la velocidad de las máquinas y la humedad de cosecha, entre otras variables importantes que pueden impactar en los resultados de la trilla.

 


En definitiva, si estas cinco cuestiones se procesan correctamente, softwares de aplicación en la agricultura como Fieldview obtendrán la información que necesitan y podrán analizar los datos con precisión, para brindar recomendaciones ajustadas a la realidad.

Así, se abrirán posibilidades tan interesantes como las siguientes, según detalla Blanc:

  • “Tener un mapeo del campo bien preciso, en alta resolución, para analizar lo que ocurrió en cada punto de cada lote”.
  • “Usando la funcionalidad lado a lado, analizar dos mapas al mismo tiempo para comparar cómo diferentes factores productivos interactuaron entre sí”.
  • “Comparar mapas de siembra y cosecha, y hasta incluso mapas de distintas cosechas o distintos cultivos, para determinar si una zona que muestra alta  productividad es permanente o no”.
  • “Y, para análisis más profundos, se puede hacer un reporte a nivel de sublote, con un monitoreo de plagas y enfermedades, para comprender cómo factores de ese tipo impactan en el rendimiento de una zona específica del campo”.

Las posibilidades que se abren con la agricultura digital, a partir de los datos obtenidos durante la cosecha, son enormes. Pero la clave es, justamente, tener una buena trilla, y para eso hay que ajustar correctamente algunos parámetros fundamentales de las máquinas. A tenerlo en cuenta.

Monitoreo de cultivos con la app para agricultura Fieldview

Softwares para el agro como Fieldview requieren calibrar bien los equipos.

Compartir: